Miguel Piedecasas

“La abogacía quiere una Justicia independiente”

Rechaza la ampliación de miembros de la Corte y respalda la actual integración del Consejo – Para Piedecasas es fundamental buscar consensos en el futuro Consejo para desarrollar los objetivos que permitan mejorar el funcionamiento del Poder Judicial

 

El reconocido abogado rojense Miguel Piedecasas encabeza la lista “Abogacía por una justicia independiente” para las elecciones de los cuatro consejeros en representación de los abogados en la integración del Consejo de la Magistratura. Ya conformó el cuerpo entre 2014 y 2018 e incluso fue presidente, período que se caracterizó por elevar al Poder Ejecutivo la mayor cantidad de ternas de candidatos a cargos en el Poder Judicial, unas de las funciones del Consejo.

En diálogo con El Litoral, Piedecasas dijo que quiere volver al Consejo de la Magistratura, “primero porque tenemos un espacio de la abogacía que fue generado hace 20 años; en su momento, acompañamos a Jorge Mosset como suplente de Pablo Mosca; luego a Daniel Ostropolsky; en 2014 a mí en la elección más grande que ha tenido la abogacía argentina en la historia; luego a Marina Sánchez Herrero y recientemente a Jimena Latorre en la elección complementaria. Ahora ese mismo espacio definió nuevamente que es una oportunidad de llevar a una persona que cumplió con sus compromisos, que representó a la abogacía plural y con firmes convicciones”.

Además, sostuvo que la abogacía reclama “primero, compromiso institucional. La abogacía no quiere una justicia militante, quiere una justicia independiente; quiere jueces trabajadores, honestos, probos, eficientes. Los abogados están reclamando firmemente por la modernización del Poder Judicial, están criticando la lentitud de la justicia, la gran cantidad de vacantes, la necesidad de un control de gestión, de transparencia, de transparencia en los procesos concursales, transparencia en el manejo de los fondos. Representamos eso porque en la anterior gestión fuimos los que llevamos adelante esos objetivos”.

En tanto, recordó que en su gestión hubo récord de elevación de ternas. “Acá quiero hacer una reflexión, primero las ternas, en el período anterior al mío sólo habían elevado 45 ternas, en el nuestro 306 y en el posterior, no más de 80. El resultado está a la vista: hicimos funcionar el Consejo de la Magistratura, trabajamos con muchísimo compromiso y en este aspecto creo es uno de los principales elementos que la abogacía nos va a acompañar. En cuanto a enjuiciamiento de magistrados, en los cuatro años anteriores no se enjuició a ningún magistrado, con nosotros entre enjuiciamientos y renuncias de cuestionados llegamos a diez, en cuatro años posterior no se enjuició a ningún magistrado. Hay un cambio de conducta en la organización según quienes los integran. Además impulsamos las auditorías en materia de corrupción, narcotráfico, pusimos en práctica el acceso a la información pública en el Consejo respecto de los datos del Poder Judicial nacional y federal y de todas las cuestiones que hacen a los jueces. Entendemos que hemos cumplido los objetivos, tenemos una trayectoria. ¿En qué se fija la abogacía?: en los compromisos asumidos, en los compromisos cumplidos y creo que eso va a definir la elección”.

Respecto de la integración actual del CMN dijo que el número de veinte miembros, con la presidencia de la Corte, “es el Consejo que más se corresponde con la letra de la Constitución Nacional. Además está bien que lo encabece el presidente de la Corte que es la cabeza del Poder Judicial, el Consejo es un órgano permanente del Poder Judicial. Mucho para discutir en este aspecto no hay, cualquier otra cosa es un capricho político. El presidente de la Corte, con el acompañamiento de los consejeros tiene como gran desafío que funcione el Consejo. La integración será muy pareja en término de bloques políticos, con matices. El presidente de la Corte va a necesitar un acompañamiento de los consejeros, vamos a estar trabajando para el buen funcionamiento del órgano, abonando al diálogo y la búsqueda de consensos pero siempre con objetivos claros: procesos de selección de jueces y juezas transparentes y eficientes; severos con el análisis de la conducta y el desempeño de los magistrados; nuevas etapas en las auditorías en materia de corrupción y narcotráfico porque tenemos que buscar las causas por las cuales el sistema de justicia es ineficiente en esta materia; sistema de formación y capacitación permanente de la magistratura para tener sentencias de calidad; sistemas de control de gestión para que la Magistratura cumpla con los tiempos de los actos procesales; un convenio con la Auditoría General de la Nación para que pueda auditar diversos aspectos del funcionamiento del Consejo de la Magistratura, en particular la ejecución presupuestaria. Todas estas son propuestas que van de la mano con otras cuestiones que son totalmente necesarias como la modernización del Poder Judicial. Vamos a proponer la implementación de la inteligencia artificial en los procesos judiciales nacionales y federales, también vamos a proponer la discusión del mapa judicial en la Argentina. He asumido compromisos muy fuertes, por ejemplo con la jurisdicción de Rosario que abarca desde Rafaela al norte y al sur hasta Pergamino. Para mí la prioridad es el juzgado federal de San Lorenzo que va a descargar un cúmulo de trabajo de Rosario pero además es un núcleo comercial, económico, de transporte, aduanero que tiene tremenda importancia y que son todas de competencia federal. El juzgado federal de Venado Tuerto, en tres años de funcionamiento, le ha sacado ocho mil causas a la jurisdicción de Rosario, dos mil penales y seis mil penales. De las dos mil penales muchas de narcotráfico. Es fundamental. Un nuevo juzgado debe ir de la mano con la creación de las fiscalías y las defensorías correspondientes más aún con el sistema acusatorio que en algún momento se debe aplicar. Queremos que se cumpla con lo que se había establecido y se aplique el nuevo Código procesal Penal Federal en la jurisdicción de la Cámara Federal de Rosario y en toda la provincia, por supuesto, con los recursos presupuestarios que corresponden”.

En cuanto a las controversias en torno a la justicia argentina, Piedecasas consideró que “según mi experiencia, en los primeros meses cada uno de nosotros va a ir conociéndonos con los demás consejeros y consejeras, ver la confiabilidad que podemos lograr entre nosotros. Superada esa primera etapa tiene que funcionar adecuadamente, sino estamos equivocados para qué vamos al Consejo de la Magistratura. No vamos a hacer política ni partidaria ni a defender intereses personales y sectoriales, sino simplemente a tener el máximo honor de integrar el órgano de autogobierno del Poder Judicial que es una mesa virtuosa. Es una gran oportunidad para la abogacía estar en el Consejo como lo es para jueces y juezas, para los académicos. Nos sentamos en la mesa del diseño político institucional de la política judicial del país”.

En otro orden, dijo que “no estamos de acuerdo con la ampliación de la Corte, no estamos de acuerdo con la modificación del Consejo de la Magistratura para sacar al presidente de la Corte del cuerpo ni sacar las segundas minorías. No queremos una Justicia militante que camine por la calle con carteles y megáfonos pidiendo la renuncia de los jueces de la Corte, no lo queremos”.

“La diferencia con las otras dos listas es que a nosotros nos conocen porque hemos cumplidos los objetivos: ternas, juicios , inauguramos y habilitamos diversos tribunales y juzgados en todo el país, llevamos auditorías, acceso a la información pública. Venimos por esa experiencia, cumpliendo compromisos asumidos y creemos que somos la lista que mejor representa, lo que no somos nada emparentado con el oficialismo gobernante”, completó.

Compartí esta nota