Con banderas argentinas inscriptas con palabras e imágenes de Diego Maradona

Juninenses improvisaron una parrilla con un changuito e hicieron un asado en Qatar

Un grupo de hinchas de la albiceleste, procedentes de Junín, cocinaron carne con un método poco convencional que fue aplaudido por los usuarios en las redes sociales. Las banderas con inscripción de la ciudad de Junín marca la pertenencia bonaerense de los perpetradores de semejante comilona.

La estadía de los argentinos en el Mundial de Qatar es motivo de un sinfín de historias de supervivencia. Inmersos en la vorágine de cómo asistir a los estadios y las prohibiciones reinantes en el territorio de Medio Oriente, varios compatriotas acuden al ingenio para alimentarse, un punto vital e importante para que la visita por esas latitudes no se convierta en una pesadilla.

Con relación a ese punto, varios hinchas de la selección nacional no tuvieron mejor idea que apelar a una costumbre culinaria de este país: comer un asado. Al adentrarse en la preparación, unas personas que llegaron desde Junín, utilizaron algunos elementos que tenían a mano para improvisar una parrilla con un changuito de supermercado, el cual ubicaron como soporte de los alimentos y, por debajo, colocaron los carbones y maderas para alimentar la cocción.

NO HABÍA PARRILLA

Tomaron “prestado” un changuito típico de supermercado, y utilizaron su base de acero cuadriculado como improvisada estructura para apoyar la carne.

NO HABÍA LEÑA

Cortaron “a lo guaso” un pallet de madera en trozos capaces de generar las brasas que cocinen el fulgurante asado nocturno.

Los alimentos estaban y el lugar, al no disponer de las clásicas estructuras de material refractario que suelen existir en las viviendas vacacionales, fue el frente (con piso de arena) de un complejo de edificios de Doha.

Con banderas argentinas inscriptas con palabras e imágenes de Diego Maradona, la música identitaria y toda la ornamentación que remite a la argentinidad más clásica, los hinchas se grabaron con sus teléfonos en el proceso de asado y lo subieron a las redes.

La consecuencia era lógica. En instantes, cuando aún no habían terminado de degustar el manjar gaucho, ya se había viralizado y provocado expresiones de afecto, admiración, identificación con su poco ortodoxo accionar, y por supuesto algunos usuarios condenando la incivilidad de armar de un modo tan poco pulcra una comida de esa índole en tierras qataríes.

Las banderas con inscripción de la ciudad de Junín marca la pertenencia bonaerense de los perpetradores de semejante comilona.

Otro usuario agregó: “Y después dicen que sí festejas en público te meten preso, no ves que la gente habla al pedo”.DiarioJunin

Compartí esta nota