MIRIAM GARCÍA JOSIPOVICH, ACTRIZ DE “LA LIBÉLULA”

“Estamos muy contentos con el proyecto y la recepción del público”

“Estamos muy contentos con el proyecto, con el trabajo que hicimos y con la recepción del público que nos ha ido a ver y por supuesto con el acompañamiento de la gente de Rojas que nos fue a ver, porque realmente ha sido muy lindo cómo nos trataron las veces que fuimos. Ahora tenemos la posibilidad de volver el 14 de octubre y siempre es un placer para nosotros estar allá”, le dijo a Radio Rojas la actriz saltense Miriam García Josipovich, una de los dos protagonistas de “La libélula”, la aclamada obra teatral que, sobre texto de Patricia Suárez, codirigen con gran suceso Diego Albamonte y Nora Di Cocco.

Miriam explicó, en El Nuevo en Radio, que “es un proyecto que nació en el 2019 poco antes de la llegada de la pandemia. Una vez que esta ocurrió tuvimos que seguir comunicándonos vía internet, en tanto una vez que tuvimos la posibilidad de volver a la presencialidad arrancamos en Salto y tuvimos una muy buena acogida, lo que nos permitió luego llevarla a Venado Tuerto, donde hicimos dos funciones en el Galpón del Arte, luego estuvimos en CABA, donde se dio la alegría de que nos acompañara la autora, Patricia Suárez, mientras que después la llevamos a Rojas donde iremos por tercera vez, y además tenemos la posibilidad de ir en algún momento a Pergamino, a Tigre, o sea que es un proyecto que está girando”.

Al evaluar el impacto de la pandemia en las actividades artísticas, y sobre todo en este proyecto en particular, Miriam sostuvo que “por el alma teatrera de todos es que no nos detuvo ni la pandemia y sobre todo nos mantuvo, porque la posibilidad de estar conectados con los compañeros y compañeras siempre existió a través de las redes sociales y las diferentes plataformas, con lo cual pudimos transitar un momento que fue bravo para todos, de lo que quizás uno no se dio cuenta en el momento lo que pasó y comenzamos ahora a tomar dimensión. Sin embargo no nos detuvimos en ningún momento, seguimos con el estudio de la letra, con todo lo que sucede al momento de estar en el escenario y también lo que pasa cuando uno está preparando algo y lo que pasa además fuera de lo que es la obra en sí, porque existió siempre una camaradería muy linda, que hay que vivirla para entenderla”.

 

TEATRO INDEPENDIENTE

“Es muy grato ver la camaradería y la filosofía que existe en esta clase de obras, porque sabemos que sucede también en Rojas, donde los actores se bajan del escenario y siguen colaborando en lo que sea, y sé muy bien lo que han hecho por el teatro tanto Marta (Seta), como Charol, lo mismo que Diego. Ellos entienden a la perfección lo que es un trabajo en equipo, porque a veces toca estar arriba del escenario, otras cumpliendo la función de acomodador, cuestiones que generan una pertenencia difícil de explicar. En “La libélula” hay un trabajo de mucha confianza, de entrega, y además de muy buen acompañamiento, porque tanto Diego como Nora tienen mucha experiencia y una paciencia increíble. Además le tenemos que sumar la demás gente que participa como Susana Marcelini en la asistencia de dirección, Horacio Nicolari, Matías Blanco en la técnica, y Diego Rafaelli que es mi compañero en la actuación. Todos generan una confianza que te permite investigar y dar lo mejor que uno puede”.

 

LOS COMIENZOS

“Empecé en el teatro en el 2007 cuando Diego fue a dar teatro a Salto, de grande. Fue algo que siempre me gustó pero nunca me animaba, empecé a pensar que nunca me iba a animar a subir a un escenario, y luego fue como un viaje de ida, porque arrancás y no podés parar. Y ahora se está dando que tengo más tiempo, aunque en algunos momentos tuve algunas interrupciones por cuestiones particulares de mi vida que me alejaron. Sin embargo, ahora estoy nuevamente en carrera. Hemos trabajado en Salto con el grupo de César Larroude, con Federico Ceriotti hicimos “El pan de la locura”, también “Medio punto”, con toda la gente de aquí hemos compartido proyectos, incluso con Horacio Cardinale, con José Luis Centorame hemos participado en alguna película. Es un trabajo que está bueno, porque más allá de que uno pueda pertencer a un espacio u otro es lindo compartir proyectos con otras personas y otros grupos”.

 

PAN CON PREMIO

En tanto, Miriam participa de otra aclamada puesta del teatro independiente del interior: “El Pan de la locura”, que viene de ser premiada por el Gobierno de Salto. “Es una propuesta no convencional, en un espacio real, y la verdad que también ha tenido mucha aceptación del público y nos hemos divertido mucho, con Anael y Marilina Castagno, Fabio Pérez que también trabaja en Rojas, y un montón de compañeros más”.

 

LA LIBÉLULA

“Mi personaje en La Libélula es una enfermera que tiene una dificultad para caminar. Al principio me costó cómo encontrarle la veta y en ese caso destaco la importancia de sentirse en buenas manos, tanto desde los compañeros como de los directores porque esa confianza que ellos te dan te permite ir buscando hasta que en un momento se hace un click y el personaje aparece, porque quizás no aparece de entrada, o por lo menos no me pasó a mí. Me gusta trabajar de una manera de abordar el texto desde qué pasa en cada situación e ir improvisando sobre eso. O sea que no arrancamos con el texto como cuestión principal sino cómo entenderlo o tratar de entender y discutir qué pasa en cada momento e improvisar sobre eso. Una vez que se entiende la situación y qué le pasa al personaje en esa situación es más fácil buscarlo, y ahí sí después apoyarse puntualmente en la letra. Es una puesta donde los dos actores estamos en escena casi todo el tiempo y es intimista porque tenemos el público muy cerquita, es a ras de piso, con la idea principal que estuvieran todos alrededor, en 360, pero luego tuvimos que resignar un pedazo por una cuestión técnica de la escenografía, lo cual es motivante porque se genera una energía que muchas veces no sucede cuando uno está en un escenario más alto o más alejado del público”.

 

PROYECTOS

“En estos momentos estoy tomando una clases en Capital junto a algunas compañeras y estamos haciendo trabajos de taller semimontado, en el rol de dirigir y codirigir. Mientras tanto seguimos con “La libélula” y “El pan de la locura”, mientras que hay algunas ideas a las cuales hay que darle forma. Ya veremos qué pasa el año que viene, porque por ahora con esto llegamos hasta diciembre y el tiempo no alcanza para mucho más. De todos modos siempre hay ideas. Por ejemplo hay otra obra que está ensayando Fede en la que me hubiese encantado estar, pero los tiempos no me dan y una necesita un parate para recargar energías…”

 

“La libélula” volverá a La Minga el viernes 14

“La libélula”, obra que se realiza bajo la dirección del teatrista rojense Diego Albamonte, que viene de presentarse y recibir mención en la etapa regional de la Muestra Provincial de Teatro que organiza el Consejo Provincial de Teatro Independiente, se estrenó con gran suceso de público y localidades completamente agotadas el pasado 24 de junio en el galpón del colectivo cultural La Minga. Ante la gran respuesta que tuvo la propuesta, está confirmado que “La libélula” fue presentada nuevamente en nuestra ciudad el pasado 14 de agosto, en el galpón minguero.

En ambos casos las funciones fueron a sala llena y con todas las localidades agotadas, por lo cual, a pedido del público, desde La Minga anuncian una nueva función de la puesta para el próximo 14 de octubre, a las 21.30.

En tanto, las entradas ya pueden reservarse al 2474-1566-0251, o en “Melquíades”.

“La obra arrancó antes de la pandemia, era uno de los proyectos en los cuales estaba trabajando y quedó en el camino por ese tema, incluso había podido hacer un ensayo de lectura, pero llegó el virus y lo tuvimos que parar, de todos modos, la idea quedó dando vueltas hasta que volvió a surgir hace unos meses”, explicó el teatrista oportunamente en El Nuevo en Radio, al respecto de la puesta.

“Era una idea del actor Diego Rafaelli, que justamente trabaja en la obra, quien me convocó como director y con quien nos volvimos a contactar durante la pandemia para realizar videos, analizar los personajes y como podíamos hacer la puesta en escena”, señaló Albamonte, en el aire de la FM92.5.

Compartí esta nota