Santiago Espíndola

“En River no te podés relajar porque son miles los chicos que se van a probar”

El futbolista rojense nacido en la cantera de Argentino cerró un año fantástico al consagrarse campeón con la novena división del Millonario y ser citado a la selección nacional. Durante su período vacacional nos visitó en Radio Rojas.

Cada semana los representantes de Rojas en los clubes que forman parte del profesionalismo son protagonista de una nueva buena noticia, tanto en el plano amateur como en las divisiones juveniles, con títulos, con grandes actuaciones y hasta con citación a los seleccionados nacionales, abriendo un camino que muchos otros jovencitos están dispuestos a seguir, siendo varios los que se incorporarán a distintas instituciones durante el 2023.

Uno de los que repartió sonrisas durante el 2022 fue el juvenil Santiago Espíndola, quien nació en la cantera del club Argentino Rojas y hoy se encuentra consolidado en las formativas de River Plate, uno de los grandes de la Argentina.

El futbolista rojense gritó campeón con la novena del Millonario y en base a su rendimiento fue convocado a la selección nacional, cerrando el año con el título en la copa que organizó Newell´s Old Boys de Rosario.

Durante su período vacacional Santiago Espíndola estuvo de visita en Radio Rojas y contó el paso a paso de como va viviendo su carrera en la institución capitalina.

“Lo que me pasó cuando llegué a River es que fui aprendiendo a jugar en otras posiciones, porque primero arranqué de lateral, después me pasaron de mediocampista por derecha donde lo hice algunos partidos hasta que un profe me dijo que me iban a probar de cinco porque notaban que tenía agresividad, claridad de juego, inteligencia, así que me probaron en ese puesto y me fue bien, así que jugué en ese lugar hasta ahora”, comentó Santiago Espíndola, quien partió siendo delantero y se fue reubicando en el campo de juego.

En este marco indicó que “siempre intento acomodar a los compañeros para estar unidos tanto para atacar como para defender, en los centros, en los laterales, si bien tenemos todo entrenado siempre hay que ir refrescando adentro de la cancha, lo mismo que en los centros”.

“Antes de los clásicos siempre pasa que hay muchos nervios, muchas ganas de jugarlos, pero una vez que arranca el partido hay que disfrutarlo y vivir lo que soñaba de chico, le ponía mucho corazón y garra porque los quería ganar, pero lo más importantes es disfrutar ese momento”, confesó el juvenil, recordando que “el superclásico nos tocó ganar dos a uno, fue un partido muy intenso donde no podíamos aflojar ya que los dos estábamos teniendo chances, por suerte nos tocó ganar los enfrentamientos que tuvimos”.

Destacó además que “las canchas son espectaculares, la pelota ni se frena, se puede jugar en todos lados, controlar la pelota, ahí sí que no hay excusas”.

Santiago Espíndola sostuvo que “para jugar en River lo que veo es que hay que tener muchas condiciones y después no relajarse porque hay miles de chicos que se van a probar todos los días y te quieren sacar el lugar, hay que rendir de la mejor manera en los partidos y los entrenamientos porque de un día para el otro puede venir un chico nuevo que te puede sacar el puesto”.

“Nos encanta el tema de los viajes, la pasamos muy bien con los compañeros, conocemos lugares nuevos y es hermosa la experiencia”, manifestó.

El futbolista rojense habló de sus espejos en el profesionalismo: “Cuando miro partidos por televisión me encanta mirar como se mueven los volantes centrales así después puedo llevarlo a los entrenamientos y los partidos, y en el caso nuestro miraba mucho a Enzo Pérez o Enzo Fernández”

Para Santiago Espíndola: “la familia es fundamental porque me siguen para todos lados, me apoyan, me ayudan a estar tranquilo en la pensión, los quiero mucho y esto lo hago por mí y por ellos que siempre están a mi lado, en Rojas o a la distancia los tengo conmigo”.

El juvenil detalló como es un día en el mundo riverplatense: “Me levanto entre las 6 y las 7 para ir a entrenar, desayuno, voy a entrenar y al regreso voy a la escuela después del almuerzo, en tanto cuando vuelvo a la tarde ya me quedo en la pensión descansando para el otro día comenzar la rutina. Casi siempre entrenamos en el predio de Hurlingham, en tanto los miércoles lo hacemos en el club donde nos toca gimnasio y un poco de fútbol”.

“A los chicos que sueñan con llegar a los clubes del profesionalismo les digo que sigan luchando, que entrenen fuerte porque los sueños se cumplen”, dijo a modo de mensaje el jugador del Millonario, que ya pisó el Monumental como alcanza pelotas, y que sueña hacerlo para ponerse la cinco, el número con el cual brillaron en la historia Merlo, Gallego, Astrada, Almeyda, Ponzio y Enzo Pérez, entre tantos otros ídolos del club de Núñez.

Compartí esta nota