MEGAOPERATIVO EN LA CANCHA DE GIMNASIA

El pedido de Axel Kicillof a Sergio Berni: “Que no pase nada”

El Club de Gimnasia y Esgrima La Plata vuelve a jugar de local en el estadio Juan Carmelo Zerilllo esta tarde luego de la represión de la Policía Bonaerense el jueves por la noche, en el duelo contra Boca Juniors. En ese contexto, el ministro de seguridad Sergio Berni ordenó un megaoperativo de fuerzas especiales, tras una advertencia del gobernador Axel Kicillof: “Que no pase nada”.

Ese, pudo confirmar INFOCIELO a través de su entorno, fue “el pedido de máxima” que el mandatario provincial le hizo a su Ministro para esta tarde, ante el temor de los simpatizantes “triperos” de que vuelva a ocurrir lo del jueves por la noche, especialmente ante el despliegue de fuerzas con mayor capacidad de fuego.

Como contó este medio, la decisión del Ministro fue desplazar al cuerpo de infantería que reprimió el jueves y utilizar para el operativo de esta tarde tres fuerzas especiales: el Grupo de Prevención Motorizada (GPM), el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) e incluso la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI), una unidad que habitualmente se utiliza para combatir el narcotráfico.

Desde el Ministerio de Seguridad justificaron que ante la decisión de la AFA y el APREVIDE de habilitar el estadio Juan Carmelo Zerillo, “el UTOI va a hacer el operativo para que todo salga bien”. Parece sobredimensionado el uso de fuerzas especiales para un evento que, según acordaron la Provincia, AFA y la dirigencia de Gimnasia, se desarrollaría con público únicamente asociado a la institución y, lógicamente, sin visitantes.

No obstante, en Casa de Gobierno sostienen que “fue una elección necesaria” ante la decisión de quitar al cuerpo de infantería de la Policía Bonaerense, responsable de la represión que los propios Berni y Kicillof calificaron de “desmedida”, y que se cobró la vida de César Regueiro. “No se puede no poner un operativo de policía en un espectáculo como el de hoy”, indicaron.

El Ministro de Seguridad necesita una jornada tranquila. Luego de la represión el jueves por la noche, y luego de que pierda fuerza la hipótesis de la sobreventa de entradas, la gestión de Axel Kicillof se llevó gran parte de las críticas especialmente por la política institucional que es prácticamente una constitución dentro del peronismo respecto a no reprimir de manera innecesaria.

Una vez más, la fuerza que comanda Sergio Berni le llevó un dolor de cabeza al mandatario provincial, quien un mes atrás había cuestionado el uso de la fuerza por parte de la Policía de la Ciudad.

Kicillof esperó a que se calme la situación antes de hablar, y el domingo por la noche brindó una entrevista en C5N en la que reconoció que la Policía Bonaerense “actuó de la peor manera”. “La policía está para proteger, no para agredir. Nuestro gobierno no tolera ni encubre la violencia institucional”, afirmó el mandatario, quien se apoyó en la Justicia para determinar qué fue lo que ocurrió el jueves por la noche, ante la variedad de hipótesis.

Pese a que el Gobernador ratificó a Berni en su cargo, principalmente por su trabajo en materia de lucha contra el narcotráfico, otros funcionarios del Frente de Todos sí apuntaron directamente contra el Ministro. Quizás el que lo hizo con mayor énfasis fue Andrés Larroque, una de las patas sociales de la gestión provincial.

Luego de la cumbre del PJ en La Plata, ‘El Cuervo’ señaló que se abordó el tema y también hizo un tiro por elevación al ministro de Puente 12:”A mí me parece que lo importante es cuidar a la gente. En todo caso los funcionarios tenemos que cuidar al Gobernador, me parece que se trata de eso”, declaró.

El éxito del operativo de hoy será fundamental, tanto para el Ministro como para la gestión provincial, que necesita ratificar lo dicho por el Gobernador el sábado en televisión nacional: lo que pasó el jueves fue una particularidad donde los responsables tienen nombre y apellido, y no el accionar sistemático y desbocado de una fuerza ingobernable.

Compartí esta nota