Radio Rojas

Mañana es el Día del Martillero y Corredor Público

Néstor Serra: “Para ser martillero y tener éxito hay que llevarlo en la sangre”

Conmemorando desde estas páginas la fecha por todos los profesionales de nuestro ámbito, El Nuevo charló en esta oportunidad con Néstor Serra, un saltense que arribó a Rojas para seguir los pasos de su padre en una actividad que lleva en la sangre y que le ha dado mucho éxito, según comenta

Según el mismo lo indica, en cada ciudad hay un martillero que se dedicó a dicha actividad porque su padre en este caso era martillero. Como ocurre con los Plana en Salto, y los Rizo en Arrecifes, en nuestra ciudad hoy sigue siendo Organización Serra la muestra más evidente de esta profesión sentida, y que nace o es el resultado de un hijo que siguió los pasos de su padre.

En todo el país se celebra el 11 de Octubre (mañana) el Día del Martillero y Corredor Público. Su designación ocurrió en el año 1945, en una Asamblea de la Federación Argentina de Entidades de Martilleros y Corredores Inmobiliarios realizada en Avellaneda.

Se conmemora así todos los años, su fundación como tal, votada el 11 de Octubre de 1943 en la Capital Federal, y precisamente en nuestra ciudad, como en todas las profesiones, siempre se puede hablar claramente de la actividad bajo la opinión de algún experto.

El mismo Néstor Serra dice al respecto que desde que está en Rojas, “actualmente es cuando hay mayor cantidad de inmobiliarias o martilleros”.

“Hoy ya es una profesión que hay que hacerla a nivel universitario, y creo que por ahí va tomando el curso que realmente tendría que tomar una carrera porque nosotros figuramos como que somos profesionales”, destaca el saltense de nacimiento.

Precisamente, Serra se dedicó a la inmobiliaria porque su padre era martillero. “Tuve mi padre que al fallecer con 61 años de edad ya tenía 31 años en esta profesión. Y estuve 6 años con él, y ya tengo 26 años en la actividad con 52 años. Es una familia de martilleros y por eso digo que para ser martillero y tener éxito hay que llevarlo en la sangre, como creo que sucede en mi caso”, destacó.

 

ESTUDIÓ EN MERCEDES

 

Serra cuenta que estudió en la ciudad de Mercedes pero que no era como ahora. “Recuerdo que se rendía una vez al año, a fin de año, y que te daban un libro para leer y luego nos basábamos en eso para el examen. De ahí no salía. Y recuerdo que cuando me recibí, a los siete días estaba rematando”.

Precisamente, Serra comentó lo del arribo a Rojas, tras nacer en Salto y vivir casi siempre dedicado a esta actividad.

“En el 82 empecé a trabajar con él (por su padre) en la vecina ciudad, donde la firma era primero Venancio Serra. Ya en el 84 me recibo en Mercedes, y pasó a ser Venancio y Néstor Serra. Después, cuando falleció mi papá, para no poner el nombre mío, puse el apellido solamente”, repasó.

“Y ahí delegué la inmobiliaria en Salto a una chica que era conocida de mi papá. Pero en esto puede basarse lo que digo, sin ofender a nadie y haciendo hincapié en lo que me ha sucedido a mí, de que hay que llevarlo en la sangre: esa una mujer y su esposo no la continuaron la empresa. No perduró porque quizá les pasó que no lo llevaron bien adentro y terminaron quedándose en el camino”, agregó.

 

SERRA, UN AGRADECIDO

 

Justamente, Serra se refiere a esa como la clave del éxito en esta actividad. Y en perdurar tantos años y que la gente lo siga. Que la gente vuelva, en una segunda oportunidad, para vender o comprar, y él esté firme trabajando.

“En un tiempo uno ha hecho relativamente las cosas bien. Por eso es que soy un eterno agradecido, a la gente que ha confiado en uno y también sabiendo que es un halago estar atendiendo a las empresas”, indicó Serra.

Por otra parte, dice ser un agradecido porque está haciendo lo que gusta: “Estoy haciendo lo que me gusta. Que relativamente tenga una buena cartera de clientela y 26 años en Rojas, y haya logrado hacer tantos clientes, es para mí un halago. Es una cosa muy importante y que me apasiona en todos los aspectos”, reconoció.

 

UNA PROFESIÓN VARIADA

 

Justamente, dice que le agrada tanto el tema de remates rurales como en su momento fue martillero en la parte de ganadería de la cooperativa agrícola, y ha rematado museos. Porque un martillero puede hacer todo lo que es la parte judicial, remates judiciales, en el área ganadera y rural y todo lo que es el corretaje, y toda la parte inmobiliaria.

“Eso es lo que permite la profesión, que no se remite a un único espacio. Hay inmobiliarias y martilleros que se dedican solamente o muy fuerte al alquiler, hay otros que se dedican a la venta y hay otra gente que a lo mejor hacen remate solamente y no hace el resto”, detalló.

Por último, se refirió a la relación con los colegas. “La relación con los colegas es normal, y a veces es necesario estar relacionado y en otras oportunidades no. Hay martilleros que a veces precisan relacionarse y otros que no. Particularmente en mi caso no, ya que soy independiente. Y me siento cómodo haciendo esto, y estoy a gusto así, y no es que tenga problema con algunos de los colegas, todo lo contrario”, sentenció.

 

DÍA DEL MARTILLERO

 

Fijado en el 11 de Octubre, como homenaje a la Asamblea Constitutiva de pioneros y forjadores de la profesión, llevada a cabo en la ciudad de Tandil, el 11 de octubre de 1943, con la intención de formar una Asociación, Federación o Colegio de Martilleros y Corredores Públicos.

El 22 de diciembre de 1945 en Asamblea llevada a cabo por la Federación Argentina de Entidades de Martilleros se declaró Día del Martillero Público el 11 de octubre, en conmemoración de aquella originaria Asamblea que significó su fundación.

En agosto de 1986, en Asamblea llevada a cabo en la ciudad de San Juan, la Federación Argentina de Martilleros y Corredores Inmobiliarios (FAEMCI), se declaró que también el 11 de octubre quedaba fijado como Día del Corredor Inmobiliario. Por eso, la razón de ser del Día del Martillero y Corredor Público el 11 de octubre.

 

ANTES NO SE ESTUDIABA

 

De todos modos, la actividad del Martillero y Corredor en nuestro país se desarrolló desde sus inicios hasta mediados del siglo anterior, sin necesidad de realizar estudio alguno que preparara al futuro Inmobiliario.

Luego, se requirió hacer una somera capacitación y aprobar teóricamente un examen de idoneidad para el ejercicio de la actividad, ante cualquier Tribunal de Alzada de la República con competencia en materia comercial, sea federal, nacional, o provincial, y ese examen debía versar sobre nociones básicas acerca de la compraventa civil y comercial.

En una tercera y nueva etapa desde el año 1999, la Ley Nacional Nº 25.028 modificatoria del Decreto Ley 20.266/73, en su Anexo I denominado Reformas al Régimen Legal de Martilleros y Corredores, estableció la obligatoriedad del estudio universitario mediante la modificatoria del Artículo Nº 32 que dice indica todos los requisitos. (lm)